INTRODUCCIÓN 

La Directiva 90/496/CEE del Consejo, de 24 de septiembre de 1990 y su transposición en el Real Decreto 930/1992, de 17 de julio, regulan en la actualidad los aspectos del etiquetado relativos a las propiedades nutritivas de los productos alimenticios, es de carácter voluntario a menos que las etiquetas, la presentación o la publicidad del alimento de que se trate se haga alguna mención relativa a que el producto posee propiedades nutritivas o de carácter saludable.

Por otro lado, desde el 12 de diciembre de 2011 entró en vigor el Reglamento 1169/2011 sobre la Información alimentaria facilitada al consumidor que modifica las disposiciones de etiquetado de los alimentos antes vigentes en la Unión Europea, pero que será aplicable el próximo 13 de diciembre de 2014 para alimentos y bebidas que actualmente ya estén utilizando el etiquetado nutricional. En el  caso de que se decida proporcionar voluntariamente la información nutricional entre el 13 de diciembre de 2014 y el 13 de diciembre de 2016, se deberá cumplir con lo dispuesto en el Reglamento (UE) nº 1169/2011 (artículos 30 a 35)”

En este Reglamento, como novedad, el etiquetado nutricional será de carácter obligatorio.

Nos encontramos en la actualidad en un periodo transitorio con dos legislaciones vigentes. 

INFORMACIÓN NUTRICIONAL RELATIVA AL REGLAMENTO 1169/2011

La información nutricional obligatoria incluirá lo siguiente y en este orden:

El valor energético, las cantidades de grasas, ácidos grasos saturados, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal.

Cuando proceda, se podrá incluir una indicación, al lado de la información nutricional, señalando que el contenido de sal obedece exclusivamente al sodio presente de forma natural en el alimento. 

El contenido de la información nutricional obligatoria mencionada anteriormente, podrá completarse con una o varias sustancias siguientes:

  • ácidos grasos monoinsaturados, ácidos grasos poliinsaturados, polialcoholes, almidón, fibra alimentaria;

  • cualquier vitamina o mineral que esté presente en cantidades significativas (es decir, que aporte el 15% de sus valores de referencia)

Las cantidades de nutrientes se expresarán en gramos (g) por 100g/100ml y el valor energético en kilojulios (kJ) y kilocalorías (kcal) por 100g o por 100ml de alimento o bebida. Podrá también facilitarse por porción, siempre y cuando se indique el número de porciones contenidas en el envase.

Además, el valor energético, las cantidades de grasas, ácidos grasos saturados, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal pueden expresarse también como porcentaje de las ingestas de referencia de un adulto medio que necesita 2.000kcal/día.

 

EJEMPLO:

      

 *Ingesta de referencia de un adulto medio (8400 kJ/2000 kcal)

 

Para mayor información sobre las ingestas de referencia de un adulto medio descargate el folleto