¿Existe alguna alimentación específica para que el organismo elimine la toxicidad y recupere su estado después de haber sido tratada con quimioterapia y radioterapia por cáncer de mama?

Existen muchas evidencias respecto al efecto protector frente al cáncer derivado de una ingesta elevada de frutas, verduras y hortalizas.
Las frutas y verduras contienen numerosos compuestos bioactivos que actúan posiblemente como protectores, reduciendo el riesgo de cáncer y facilitando la recuperación después del tratamiento de quimioterapia y radioterapia como son: las vitaminas y compuestos antioxidantes (vitamina C, vitamina E, carotenoides), los fitoestrógenos (isoflavonas) y los compuestos que pueden actuar en la reparación de nuestro ADN (ácido fólico, vitaminas de grupo B, polifenoles).

También el consumo de fibra (contenida en las frutas y verduras, cereales y legumbres) tiene una acción positiva frente a los radicales libres generados por el tratamiento, ya que reduce el tiempo de tránsito intestinal y aumenta el volumen de las heces.
En definitiva, debemos tener unos buenos hábitos alimentarios como los de la población en general, con un elevado consumo de frutas y verduras, bajo consumo de grasas saturadas, trans, carnes rojas y ahumados.
Entre las verduras a destacar por su efecto protector y antioxidante son las coles, el brócoli, ajos, cebollas, puerros, zanahorias, tomates, apio, pimientos rojos, remolacha.
Además, hay que beber bastante agua para estar hidratado de 1,5 a 2 litros al día.

COMPARTE ESTE CONTENIDO