'Me gustaría solicitarles una lista de los productos que pudieran tener leche, trazas o derivados, ya que soy consumidora habitual y tengo un niño de 18 meses alérgico a la proteína de la leche. '

Las personas con alergia a las proteínas de leche deben eliminar de la dieta la leche de vaca y todos los derivados lácteos como el yogur, queso, natillas, natillas de chocolate, flan, cuajada, mantequilla, nata, crema de leche, arroz con leche, quesitos en porciones, helados, batidos, “potitos”, petit suisse" ó similares, etc. Tampoco debe consumirse la leche de otros mamíferos (cabra, oveja) por su similitud proteica con la leche de vaca.

También deben evitarse productos que pueden contener leche en alguna proporción, como:

  • Galletas, magdalenas, pasteles, repostería, pastelitos, barritas de cereales.
  • Chocolates con leche, cremas de cacao
  • Caramelos con leche.
  • Ciertas margarinas.
  • Papillas de farmacia de cereales o frutas lacteadas.

Sí se puede consumir:

  • Leches de soja y de almendras.
  • Galletas y magdalenas sin leche.
  • Chocolate puro sin leche.
  • Margarinas 100% vegetales.
  • Horchata y polos de hielo.
  • Papillas de farmacia no lacteadas y "potitos" sin leche.
  • Pescado, fruta, verdura, huevos, etc., en general todos aquellos alimentos que no contienen leche.

Además es importante tener especial precaución con las proteínas de leche de vaca que pueden aparecer bajo persas denominaciones en distintos productos, en forma de caseinato de sodio, caseinato de calcio, caseinato potásico, caseinato magnésico, hidrolizado proteico, caseína, suero láctico, lactoalbúmina, lactoglobulina y lactosa. La lactosa es un azúcar y no debería causar problemas, pero en el caso de que esta fuera de origen animal podría contener trazas de proteínas de leche de vaca y crear sensibilización. Asimismo es importante tener prudencia con los productos etiquetados como "no lácteos", ya que sí pueden contener caseinatos.

En caso de que exista duda sobre determinados alimentos, es aconsejable evitarlos. El tomar cantidades pequeñas de proteínas de leche puede que no provoque síntomas evidentes, pero retrasará la curación de anteriores reacciones.

Aunque no es frecuente, algunos niños con alergia a las proteínas de la leche de vaca tienen también alergia a carne de vacuno (ternera, vaca, toro, buey, novillo). Es importante detectarlo y evitarse asimismo este tipo de carnes y sus derivados como caldos de carne y algunas sopas de sobre, enlatadas o caseras, ciertas tipos de jamón de York y embutidos (chorizo, salchichón, mortadela, salchichas, sobrasada, longanizas, etc.). En estos casos, sí se podrían consumir carnes de avestruz, caballo, cerdo, conejo, pollo, cordero, caza, jamón serrano o jamón cocido y determinados embutidos de los que se tenga la absoluta certeza que no contienen leche, carne de vaca además de proteínas de leche de vaca bajo las denominaciones anteriormente citadas.

Para incluir alimentos nuevos en la dieta, sólo se hará cuando la persona este recuperada, introduciendo un alimento único y en pequeñas cantidades doblando la cantidad diariamente hasta conseguir la ingestión de la cantidad apropiada para su edad. Se debe suprimir el alimento si aparece alguna reacción. Se aconseja esperar 3 días para introducir otro alimento después de una reacción anterior.

En cualquier caso, debe consultar su caso particular con su especialista o pediatra y seguir sus recomendaciones hasta que determine otras condiciones.

COMPARTE ESTE CONTENIDO