Publicada:

Alimentos que nos ayudan a mantenernos hidratados

Alimentos que nos ayudan a mantenernos hidratados

Aproximadamente el 20% de nuestra ingesta diaria de agua  puede conseguirse a través de los alimentos, sobre todo de algunos como  las frutas y verduras, los cuales contribuyen a calmar la sed de una manera diferente.

Desde InfoAlimenta te queremos hablar de algunos de ellos, pero la lista es mucho más amplia.

En este caso presentamos 5 alimentos  en los que al menos el 90% de su peso es agua.

Pepino

Contenido de agua: 95,7%.

Esta hortaliza típicamente veraniega presenta uno de los contenidos más altos en agua dentro de los alimentos sólidos. Precisamente por esto, cuando se consume tiene un efecto bastante refrescante.

Además, tienen un bajo contenido calóricos, y contribuye al total de la dieta aportando una buena dosis de potasio y vitamina C, sus dos micronutrientes más destacados.

Es perfecto en ensaladas o en rebanadas para untar con algún dip (por ejemplo, hummus).

Si se mezcla con yogur, menta y cubitos de hielo se puede hacer una sopa fría para verano, si en cambio, el hielo se cambia por zumo de limón y un pelín de ajo, se puede preparar la tradicional salsa griega Tzatziki.

Tomate

Contenido de agua: 94%.

La propia planta está totalmente cubierta por unos pelillos especializados en captar, no sólo los nutrientes necesarios, sino también una buena cantidad de agua.

Por su parte, el fruto (el  tomate propiamente dicho) también presenta un altísimo porcentaje hídrico, el cual le aporta su característica jugosidad.

Entre las vitaminas cabe destacar el contenido en vitamina A, básicamente en forma de carotenoides y, de vitamina C, aunque por lo que principalmente destaca esta hortaliza es por su contenido en licopeno, un compuesto bioactivo antioxidante que le proporciona su color rojizo.

Los tomates cortados en cubitos son un must para cualquier ensalada, pero también pueden ser la base de para rellenos o servir como sustitutivo de los picatostes en algunas cremas frías o en el gazpacho. Además, cocinados con cebolla y un pelín de aceite de oliva dan lugar a la típica salsa de tomate, un acompañamiento muy versátil para infinidad de platos. Igualmente la variedad cherry puede constituir un estupendo snack y es un ingrediente ideal para la elaboración de brochetas.

Rábano

Contenido de agua: 95,3%.

De forma esférica, este tubérculo habitualmente rosado es uno de los vegetales más refrescantes.

Además, gracias  a su alto contenido en agua, presenta un bajo contenido energético.

Es fuente de vitamina C, la cual contribuye a la protección de las células frente al daño oxidativo, y, a pesar de ser un tubérculo apenas tiene hidratos de carbono.

Por su textura crujiente, son un complemento ideal para las ensaladas, a las cuales también le proporcionan un toque entre dulce y picante y una explosión de color.

Cocinados con más verduras a la plancha o en un wok también resultan una excelente opción, sobre todo para aquellos a los que les desagraden sus ligeras notas picantes.

Sandía

Contenido de agua: 94,6% de agua.

Todos intuimos que la sandía es una fruta llena de agua. De hecho, es la fruta que mayor cantidad contiene (casi el 95% de su peso es agua), y lo que le proporciona su característica jugosidad.

Su forma es casi esférica, y su sabor, generalmente dulce. Por fuera suele tener una piel verdosa y gruesa, gracias a la cual, su carnosa pulpa rosada se mantiene en buenas condiciones bastante tiempo.

A nivel nutricional resalta por su aporte en potasio y carotenoides, destacando principalmente el licopeno, el mismo compuesto que le da el color rojo al tomate.

Por sí sola ya es suficientemente refrescante, sobre todo si se toma fría, pero la sandía también puede dar un toque especial a las ensaladas.

Además, si se deja una jarra de agua en la nevera con cubos de sandía en el fondo, se puede preparar una bebida con cierto matiz dulzón que puede ser un buen incentivo para beber más agua en general.

Fresas

Contenido de agua: 89,6 %

Todas las bayas son alimentos con un elevado contenido en agua, suponiendo casi el 90% de su peso. De todas ellas las fresas son las que presentan la cantidad más alta.

A pesar de su intenso aroma  y un sabor que varía del ácido al dulce, las fresas se distinguen por su llamativo color rosado, el cual es debido a unos pigmentos vegetales de carácter antioxidante llamados antocianinas.

Las fresas constituyen una fuente de vitamina C, y presenta cantidades importante de polifenoles, y distintos tipos de ácidos orgánicos, todos ellos con capacidad antioxidante.

Es muy típico consumirlas con nata o zumo de naranja, pero bañadas con leche o acompañadas de yogur natural también pueden ser un buen postre o merienda.

Si se añaden a ensaladas aportan color y sabor, mientras que si se trituran con leche y cubitos de hielo, e incluso con unos trocitos de plátano, se pueden disfrutar en forma de batido.

Con ellas también se puede hacer mermelada o unas brochetas de frutas para bañar en un poquito de chocolate negro.

 

Imágenes: @alexanderudos

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      

 

COMPARTE ESTE CONTENIDO