Publicada:

Cinco alimentos que te ayudarán a controlar el estrés

Cinco alimentos que te ayudarán a controlar el estrés

En condiciones normales el estrés nos ayuda a superar momentos de “crisis”, pero prolongado en el tiempo, suele acarrear consecuencias negativas para nuestra salud. Entre ellas un debilitamiento del sistema inmunológico, alteraciones cardiovasculares, desajustes del estado de ánimo... De ahí que el manejo del estrés se considere como una herramienta muy útil a la hora de mantenerse saludable.

Hoy en día, los ritmos acelerados que llevamos en general hacen que el organismo se debilite por el estrés al que estamos sometidos. Es difícil desconectar, parar y relajarse, pero es primordial hacerlo de vez en cuando.

Además, la dieta también puede ayudarte, pues existen una serie de alimentos que por su composición nutricional reforzarán los sistemas afectados en respuesta al estrés. Desde InfoAlimenta te hablamos de cinco opciones, pero hay muchas más.

1. Acelgas

Las acelgas y las verduras de hoja verde no pueden faltar a diario por su aporte de magnesio, un mineral que contribuye a reducir el cansancio y la fatiga tan típicas de situaciones de estrés mantenidas a lo largo del tiempo.

Además, por su riqueza en folatos, también ayudan a mantener un buen estado emocional y psicológico[1]. Las acelgas combinadas con otros ingredientes como las legumbres son una opción muy sabrosa para incluir en cualquier guiso.

2. Aguacates

Por ser una buena fuente de potasio la inclusión del aguacate en nuestra dieta diaria es una manera saludable de contribuir a reducir la presión arterial, pues este mineral tiene un papel primordial en su regulación.

Estabilizar la presión arterial es una forma de disminuir la sensación de estrés, por lo que un poco de guacamole, del cual el aguacate es el ingrediente principal, puede ser una buena opción cuando el estrés hace que te apetezca un capricho rico en grasas. También puedes consumirlo extendido a modo de “mantequilla” sobre unas tostadas con salmón, o en ensaladas, donde podrás combinarlo con verduras u hortalizas.

3. Avena

La avena es un alimento de “triple acción” para ayudarnos a reducir la ansiedad que puede generar el estrés constante. Además de vitaminas del grupo B, también contiene magnesio y fibra, dos nutrientes que como ya hemos visto pueden ayudar a nuestro cuerpo a manejar los efectos del estrés.

Este cereal también es una de las mejores fuentes de hidratos de carbono complejos y fibra (incluidos los betaglucanos), los cuales al ingerirse tienen un efecto reconfortante y estimulan  la secreción de serotonina, una hormona que nos ayuda a "sentirnos bien" y nos mantiene calmados mientras se encuentra circulando en la sangre.

Puede tomarse como parte del desayuno acompañada de leche o yogur, pero también en forma de gachas o porridge calentito. Igualmente con su harina también puedes elaborar platos de repostería como tortitas y bizcochos, ya que puede sustituir a la cualquier otro tipo de cereal.

4. Lentejas

Estas y otras legumbres son ricas en vitaminas del complejo B, indispensables para el buen funcionamiento del sistema nervioso

También contienen fibra, que ayuda a mantener la adecuada marcha del sistema digestivo y a que los hidratos de carbono se absorban más lentamente, lo que consigue que los niveles de glucosa se mantengan estables durante más tiempo, y con ello también nuestro estado de ánimo.

Puedes tomarlas durante todo el año, tanto en platos calientes, como potajes y guisos, como frías o templadas, en forma de ensalada o como guarnición.

5. Arándanos

Los arándanos son un tipo de baya con un buen contenido de vitaminas consideradas antioxidantes, entre las cuales destaca principalmente la vitamina C.

Este tipo de vitaminas contribuyen a reducir el estrés oxidativo provocado por los radicales libres, los cuales habitualmente se encuentran elevados en situaciones de presión y estrés constante.

Se encuentran fácilmente en los supermercados y están disponibles durante todo el año. No olvides incorporarlos a tu dieta de distintas formas como por ejemplo como mermelada o añadiéndolos a cereales o al yogur.



[1] Fundación Española de la nutrición. Acelgas. Internet: http://www.fen.org.es/mercadoFen/pdfs/acelga.pdf

COMPARTE ESTE CONTENIDO