Publicada:

16 de octubre - Día Mundial de la Alimentación

16 de octubre - Día Mundial de la Alimentación

Desde su proclamación en 1979 por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Día Mundial de la Alimentación se celebra cada 16 de octubre en más de 150 países. Con motivo de esta jornada mundial, en InfoAlimenta queremos recordar algunas nociones básicas de alimentación que garantizarán el bienestar y la salud de las personas.

Para mantener una alimentación equilibrada es importante que conozcas todos los grupos de alimentos y los beneficios de cada uno de ellos.

Podemos dividir estos grupos de alimentos en cuatro grandes bloques:

  • Grasas, aceites y frutos secos. Muchas personas cometen el error de dejarlos al margen de su dieta porque piensan que “engordan”, pero lo cierto es que son imprescindibles porque aportan vitaminas y nutrientes que solo se encuentran en este grupo de alimentos.
  • Leche y derivados lácteos. Leche, queso, bebidas refrescantes con leche… podemos encontrar el calcio que nuestros huesos necesitan en múltiples alimentos. En los lácteos encontraremos, además, las proteínas que nuestro organismo precisa.
  • Legumbres. Muy presentes en nuestra dieta mediterránea. Es uno de los alimentos más completos ya que son ricos en vitaminas, fibra, minerales, proteínas e hidratos de carbonos. Combinadas con cereales notarás como sus efectos se multiplican.
  • Huevos, carnes y pescados. Este grupo de alimentos son ricos en proteínas. Mientras que los huevos nos aportan una proteína de excelente calidad, las carnes y pescados, además de esta, también nos aportan minerales como el hierro. Asimismo, los pescados azules son una excelente fuente de ácidos grasos omega3.

Una vez conocidos los grupos de alimentos te recomendamos una serie de consejos que mejorarán tu calidad de vida con relación a la alimentación.

- Come al menos cinco raciones diarias de frutas y verduras.

- La fibra es esencial para nuestro organismo, incorpórala a tu dieta.

- La carne y el pescado son fuentes de proteínas, no olvides incluirlos en tu alimentación.

- Toma lácteos como el queso, el yogur o la leche. Deja atrás el mito de “solo son para los niños”.

- Hemos hablado de los alimentos, pero es obvio que el cuerpo también necesita líquidos. Intenta beber entre 1,5 y 2 litros al día, dependiendo de las necesidades de cada uno. Aparte, tu piel se mantendrá también hidratada y te lo agradecerá.

- Comer bien es importante, pero llevar una vida activa también. No olvides completar tus rutinas de alimentación con actividad física. No hace falta que sea intenso, con caminar diariamente unos 30 o 40 minutos o practicar tu deporte favorito tres veces a la semana es suficiente.

Disfruta de lo que comes y hazlo de forma equilibrada. Los hábitos alimenticios no tienen por qué ser una rutina monótona. La hora de la comida es también un acto social aprendido desde la infancia. Aprovecha, si puedes, para comer con tu familia, pareja o amigos.

COMPARTE ESTE CONTENIDO