Publicada:

La duración del sueño y la ingesta de nutrientes

La duración del sueño y la ingesta de nutrientes

Los mecanismos del sueño y la dieta están más relacionados de lo que pensamos. De la misma manera que lo que comemos horas antes de acostarnos puede condicionar la duración y la calidad del sueño, nuestras opciones dietéticas también se ven influenciadas por el sueño. Así lo demuestra una revisión de estadísticas desarrollada en el Instituto de Biomedicina, Farmacia y Fisiología de la Nutrición de la Universidad finlandesa de Helsinki.

Gracias a la revisión de los datos los expertos concluyeron que las personas que duermen menos tienen más probabilidades de consumir alimentos ricos en energía, , y en menos proporción los menos energéticos. Además, este déficit de sueño parece estar relacionado con pautas dietéticas más irregulares y con menor variedad de alimentos, incidiendo negativamente en la salud. Así lo constata también la investigación realizada en el Centro para el Sueño y Neurobiología Circadiana de la Universidad estadounidense de Pensilvania.

En este último estudio se comprobó que el descanso breve se asocia con el aumento de peso, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el déficit de rendimiento. Del mismo modo, el sueño de larga duración está asociado con una mala salud física y mental.

Estudios de laboratorio sobre la restricción del sueño proporcionaron evidencias sobre la relación entre la breve duración del sueño y un mayor aumento de peso. Esto ocurre debido a que los niveles de leptina, que dan la señal de saciedad, se redujeron después de la restricción del sueño; mientras que los niveles de grelina, un estimulante del apetito, aumentaron (Spiegel, Leproult, et al, 2004;. Spiegel, Tasali, Penev, & Van Cauter, 2004).

Además de la duración del sueño, el ritmo también se ha asociado con la ingesta calórica. Por ejemplo, las personas que duermen durante el día, duermen menos en total que aquellas personas que duermen por la noche; y también consumen significativamente menos porciones de verduras, y más calorías después de las 20:00 horas.

Todos los investigadores concluyeron que es necesario ahondar en la relación entre el sueño y la alimentación, ya que la falta de nutrientes tiene efectos fisiológicos en la regulación del sueño, y viceversa.

Fuente: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3703747/

COMPARTE ESTE CONTENIDO