Nombre y definición del alimento

Su fruto procede de la planta del frambueso, propia de la familia de las Rosáceas en la que se incluyen también las fresas, cerezas y arándanos. Se considera una fruta silvestre o del bosque, ya que tradicionalmente no se cultivan al nacer de forma natural en matas, zarzas y arbustos. Esta forma de desarrollarse, formando mantos sobre las zonas montañosas, ayuda a proteger de la erosión toda aquella ladera por la que se extienden y crecen.

La frambuesa es originaria de Europa, más concretamente de Grecia, y se caracteriza por ser de color rojo intenso, de piel suave, blanda, formada por varias drupas y con un sabor agridulce.

Variedades:

Frambuesa roja (rubus idaeus): es la más comercial y conocida. Sus frutos son de color rojo y salen una vez en julio. Las bayas silvestres (rubus strigosus) son gruesas, perfumadas y algo más dulces. Si son cultivadas son más pequeñas, con menos aroma y sabor.

Frambuesa de otoño: salen en otoño y en julio del año siguiente a su formación. Son las más recomendadas para utilizar como ornamentación en jardines, al dar unos frutos pequeños y poco azucarados.

Frambuesa negra (rubus occidentalis): tienen un tamaño más grande de lo normal al haberse desarrollado por completo. Son muy populares en Estados Unidos.

Frambuesa púrpura (rubus neglectus): son los híbridos de frambuesas rojas y negras. Planta resistente para los climas más fríos. Bayas grandes, aromáticas y con un color intenso.

Historia

El origen de las frambuesas es incierto, pero se sabe a ciencia cierta que se sitúa en Europa. Algunos historiadores lo hacen en Grecia y otros en Turquía. También se sabe que las frambuesas ya eran consumidas por el hombre primitivo durante el Neolítico y que se extendió por toda Europa desde Grecia. Se sospecha que fueron los romanos quienes extendieron el cultivo de frambuesas por toda Europa, ya que se han encontrado restos en campamentos romanos en Gran Bretaña.

Los colonos promovieron el cultivo de las frambuesas en las Américas, siendo estos los que introdujeron este arbusto espinoso en el territorio americano.

Valoración nutricional

Las frambuesas contienen un porcentaje moderado de hidratos de carbono, mientras que su contenido en proteínas y lípidos, al igual que su valor energético es bastante escaso, aportando 40 kcal en 100 gramos de alimento. Dentro de las frutas, la frambuesa destaca por su alto contenido en fibra.

Vitaminas: contiene cantidades importantes de vitamina C. Una cucharada sopera de frambuesas aporta casi el 7% de las ingestas diarias recomendadas para esta vitamina. También es apreciable su contenido en niacina, ácido fólico y vitamina E.

Minerales: destacan el magnesio, el hierro, y el fósforo.

En las frambuesas, cabe destacar, además, su alto contenido en compuestos fenólicos (monofenoles, polifenoles y flavonoides) entre los que se encuentran las antocianinas, cianidinas, elagitaninos, ácido elágico e hidroxicinamatos, que junto a las vitaminas C y E, confieren a este alimento una gran capacidad antioxidante.

Su contenido en fibra y ácidos orgánicos (ácido cítrico, cafeico, málico y salicílico), hace que las frambuesas sean un buen estimulante del peristaltismo intestinal, por lo que son eficaces en caso de estreñimiento.

COMPARTE ESTE CONTENIDO