Nombre y definición del alimento

Raphanus sativus es el nombre científico de esta planta que forma parte de la familia de las brasicáceas, también conocida como crucíferas. Dispone de hojas de gran tamaño, flores por lo general amarillentas o blancas, un tallo que puede medir unos ochenta centímetros y una raíz carnosa cuyo color puede variar de acuerdo al tipo de planta.
Debido a su importancia en la alimentación y a su capacidad de adaptación, el rábano o rabanito se cultiva en casi todo el mundo. Su picor le confiere un sabor muy particular y fácilmente reconocible.

Variedades:

Rábano japonés: procede Japón y se reconoce por su forma alargada y su color blanco. Además, su sabor es más suave.

Rábano negro: lo que más llama la atención es el color negro de su piel, que contrasta aún más con la tonalidad blanca de su carne. La piel es difícil de digerir.

Rabanito: es la variedad más conocida de Europa. Pequeñitos redondos y de color rojo o rosado, aunque también se encuentran morados y blancos. Su carne siempre es blanca y su sabor es algo amargo y picante.

Historia

Esta hortaliza, que nos llega del lejano Oriente, se reconoce por su forma esférica de color rojo en su exterior y por su carne blanca en el interior. Rápidamente se extendió por las poblaciones mediterráneas, hasta convertirse en un ingrediente popular en Europa, más concretamente en Alemania e Inglaterra, debido a la cerveza que se elaboraba con rábano picante entre 1600 y 1700.
De la bebida pasó a la comida y los chefs más valorados empezaron a descubrir que su sabor fuerte, amargo y picante combinaba bien con muchos alimentos, siendo un ingrediente útil para muchas recetas.
Finalmente a través de los colonos alemanes, esta raíz llegó a Norteamérica. Hoy día, es el estado de Illionis y sus alrededores, donde se cultiva el 60 por ciento de la cosecha mundial de este producto.

Valoración nutricional

El rábano es un alimento con un bajo aporte calórico 17 kcal en 100 gramos de alimento, gracias a su alto contenido en agua. Tras el agua, su principal componente son los hidratos de carbono y la fibra.

De su contenido vitamínico destaca la vitamina C y los folatos.

Los minerales más abundantes en su composición son el potasio y el yodo, que aparece en cantidad superior a la de la mayoría de hortalizas. Contiene cantidades significativas de calcio y fósforo. El magnesio está presente, pero en menor proporción.

En la composición de los rábanos destaca la presencia de compuestos de azufre de acción antioxidante.

Dichas sustancias son en parte responsables del efecto diurético y digestivo de los rábanos. Aumentan la secreción de bilis en el hígado (efecto colerético) y facilitan el vaciamiento de la vesícula biliar (acción colagoga), además de conferirle su sabor picante característico.

 

COMPARTE ESTE CONTENIDO