Nombre y definición del alimento

La lechuga es un tipo de hortaliza herbácea conformada por flores amarillentas, fruto seco, con una sola semilla y con hojas grandes, radicales, blandas, de distintas formas, que la gente come en ensaladas o en guisadas.
También denominada Lactuca sativa, que en latín, lac-tis, expresa líquido lechoso, por la savia que exudan sus tallos al ser cortados y sativa por su carácter de especie cultivada, la lechuga es una planta anual original de aquellas zonas que disponen de un clima más bien templado.
Como consecuencia de las diferentes variedades que existen hoy día y también a que su cultivo es cada vez más recurrente en invernaderos, la misma se puede consumir durante todo el año. Entonces, como mencionábamos líneas arriba, su cultivo tiene fines alimentarios, tomándose generalmente en crudo como un ingrediente más en ensaladas u otras comidas.

Algunas variedades de lechuga son:

Romana: también llamada española, esta variedad, cuando está cultivada al aire libre, es la más nutritiva de todas y por su tolerancia a las temperaturas la podemos encontrar en todas las estaciones del año, aunque en verano alcanza su esplendor.

Iceberg: su forma es redonda y sus hojas muy prietas, con forma de repollo. En contrapartida esta variedad de lechuga es la menos nutritiva de todas.

Hoja de Roble: Es reconocible por sus hojas onduladas y sus tonalidades que van del verde al morado. Su mejor momento es el final de la primavera y el verano.

Escarola: Existe la rizada y la francesa. Ambas tienen un sabor picante y ligeramente amargo. A medida que vamos sacando hojas, va aclarando su color y disminuyendo su sabor amargo. La escarola ofrece su mayor esplendor en invierno.

Historia

El origen de la lechuga no está muy claro. Algunos autores afirman que procede de la India, mientras que otros la sitúan en las regiones templadas de Eurasia y América del Norte, a partir de la especie Lactuca serriola.

El cultivo de la lechuga comenzó hace 2.500 años. Era una verdura ya conocida por persas, griegos y romanos. Estos últimos tenían la costumbre de consumirla antes de acostarse después de una cena abundante para así poder conciliar mejor el sueño. Además, en esta época ya se conocían distintas variedades de lechuga. En la Edad Media su consumo comenzó a descender, pero volvió a adquirir importancia en el Renacimiento.

Las primeras lechugas de las que se tiene referencia son las de hoja suelta, mientras que las variedades acogolladas no se conocieron en Europa hasta el siglo XVI. Dos siglos más tarde se obtuvieron numerosas variedades gracias a los estudios llevados a cabo por horticultores alemanes. En la actualidad, la lechuga es una verdura cultivada al aire libre en zonas templadas de todo el mundo y también en invernaderos.

Valoración nutricional

La lechuga es un vegetal muy ligero que aporta 17kcal por 100 gramos, convirtiéndose en uno de los alimentos más bajo en calorías. El principal componente de la lechuga es el agua que supone un 95% de su peso, es muy refrescante y adecuada sobre todo en verano, cuando se debe aumentar la ingesta de agua.No aporta cantidades significativas de lípidos, proteínas ni hidratos de carbono.

Uno de los componentes más destacados de la lechuga son los betacarotenos, que se transforman en el organismo en vitamina A, con propiedades que mejoran la salud de la piel y la visión. La presencia de las tres vitaminas antioxidantes (A, C y E), mucho ácido fólico, minerales y fibra, le hacen figurar entre los alimentos-salud. La lechuga es diurética, remineralizante, con sustancias de interés como clorofila, ácidos málico y succínico. Sus hojas tienen un principio activo llamado lactucina, con propiedades sedeantes, muy adecuadas cuando existe ansiedad o estrés.

Fuente: elaboración propia.

COMPARTE ESTE CONTENIDO