Bebidas con contenido alcohólico

Bebidas con contenido alcohólico

Nombre y definición del alimento

La cerveza es una bebida fermentada de origen agrario y uso alimentario, elaborada con ingredientes naturales (agua, cebada y lúpulo) y de baja graduación alcohólica (4-5% alcohol volumen, las más consumidas)

La cerveza puede formar parte de un estilo de vida saludable como la dieta mediterránea actual.

La cerveza puede formar parte de un estilo de vida saludable como la dieta mediterránea actual. Se toma de forma moderada por la inmensa mayoría de la población, en compañía de amigos o familia, con algo de comer y en torno a una charla amigable.

Fuente: Asociación de Cerveceros de España

 

Historia


Los hallazgos de cerveza más antiguos de Europa se corresponden con los de la cueva Can Sadurní en Begues (Barcelona), se trata de molinos con evidencias de cereal malteado, fechados en el Neolítico Antiguo (del 3.000 a.C.), así como un recipiente cerámico con restos de cerveza.

Hasta este descubrimiento, la cerveza más antigua en Europa era la del valle de Ambrona (Soria), con 4.400 años de antigüedad, donde se hallaron restos de cerveza elaborada con trigo en vasijas y otros recipientes que formaban parte de los ajuares funerarios (la cerveza servía para celebrar la vida y acompañar a los seres queridos en su último viaje). Con 3.300 años de antigüedad, Cataluña también posee otra importante referencia: los yacimientos de Genó (Lleida), donde se encontraron residuos característicos de malteado de cebada en una tinaja que datan de la Edad de Bronce (1.200 a.C).

La primera cervecera con infraestructura fue elaborada en 1537 por un maestro cervecero venido de Flandes por petición de Carlos V. Aunque la Corte estaba en Valladolid, se prefirió ubicarla en Madrid porque la calidad del agua era mejor.

Carlos V trajo a España su corte de maestros cerveceros y devolvió a nuestro país el gusto por la cerveza que se había perdido tras la invasión musulmana.

 

Valoración nutricional

La cerveza contiene múltiples nutrientes derivados de sus ingredientes naturales. En su variedad sin alcohol posee las mismas características y aporta idénticos nutrientes, de manera que puede constituir una excelente alternativa para aquellos consumidores de cerveza que no quieren, no pueden o no deben consumir alcohol.

En cuanto a su aporte calórico, la cerveza sólo tiene 45 Kcal por 100 ml, y 17 Kcal. como media en su variedad sin alcohol. En cualquier caso, es preciso insistir en que la cerveza debe consumirse con moderación y responsabilidad siempre por parte de adultos sanos.

Según la literatura científica el consumo moderado de alcohol es de 30g/día para los varones (600 ml33) y 20g/día para las mujeres (400 m34). En el caso de menores de edad, mujeres embarazadas y conductores el consumo de alcohol debe ser cero.

La cerveza está incluida, junto con el vino, en el texto de la Dieta Mediterránea considerada Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y en la Pirámide de la Alimentación Saludable de la SENC.

Para más información: www.cervezaysalud.es

Cómo llega a nuestra mesa

En primer lugar, una vez obtenida la malta, se mezcla con agua caliente para producir el mosto cervecero, al que posteriormente se añade lúpulo. Después de este proceso, la cerveza se enfría hasta los 0º C y se filtra para conseguir el aspecto brillante que la caracteriza. Salvo determinadas especialidades, la cerveza se pasteuriza o se filtra estérilmente para garantizar la integridad del producto hasta que llega al consumidor.

 Puedes conocer todos los detalles del proceso en el siguiente vídeo:  

 

COMPARTE ESTE CONTENIDO