Nombre y definición del alimento

Los productos de bollería, pastelería y repostería  son productos elaborados básicamente  con harinas comestibles, aceite, azúcar y otros ingredientes y/o aditivos autorizados para  uso alimentario, que  pueden estar fermentados o no,  fritos u horneados. Los procesos de elaboración son muy variados en función del tipo de producto asegurando, en todo caso, la máxima calidad con la utilización de los mejores ingredientes.

Historia

Las primeras noticias que se tienen de los productos de bollería y pastelería se remontan a Babilonia y al antiguo Egipto, de hecho se conocen por lo menos hasta quince palabras para designar distintas variedades   de bollos y de pasteles en Egipto según las variedades de harina, el grado de cocción o los productos que se le añadían, miel, huevos, leche, manteca, fruta, etc. Ya en el siglo XIX la pastelería disfrutó en Europa de un gran auge, con la aparición de las pastelerías modernas, muy parecidas a las que existen en la actualidad. En el siglo XX, con el aumento del nivel de vida, ese auge continúa, hasta llegar a nuestros días en que se ha alcanzado un alto grado de perfección en la profesión y en la industrialización de estos productos, alcanzando una gran diversidad y variedad de productos.

Valoración nutricional

En su composición incorporan harinas, azúcar, grasa e ingredientes que les confieren el atractivo y característico sabor y textura. Son alimentos que por encima de todo se valoran por su aportación fruitiva aunque no por ello la industria alimentaria ha dejado de realizar grandes esfuerzos en su mejora nutricional. En los últimos años y en línea con el compromiso con la estrategia NAOS del Ministerio de Sanidad y Consumo, se ha trabajado en la eliminación de las grasas trans, en la reducción de grasas, grasas saturadas y azúcar. Además también se han desarrollado productos con raciones más pequeñas que permiten una más fácil adecuación a las recomendaciones alimentarias.

Los productos de pastelería y bollería pueden, como todos los alimentos, formar parte de una alimentación variada y equilibrada siempre que se consuman con responsabilidad, atendiendo a las necesidades nutricionales individuales, en función de la dieta total y del gasto energético que se realice.

Cómo llega a nuestra mesa

Son productos  que suelen consumirse en el desayuno, la merienda, entre horas o tras la práctica de actividades deportivas.  Su especial oganolepsia y textura los hacen muy atractivos para consumidores de todas las edades que los pueden encontrar en los canales habituales de alimentación ya sea en panaderías, supermercados, en el pequeño comercio u  otros tipos de establecimientos como gasolineras o  máquinas de vending.

Fuente: Produlce

COMPARTE ESTE CONTENIDO