Nombre y definición del alimento

El requesón es un lácteo obtenido a partir de la fermentación del suero sobrante de la elaboración de los quesos. La fermentación la llevan a cabo unas bacterias lácticas denominadas Lactobacillus. Tras la fermentación, el suero se calienta a 90ºC para que así sus proteínas precipiten y formen una masa de consistencia blanda y color blanco que es el requesón.

En su origen, el suero con el que se elaboraba el requesón procedía de la leche de cabra o de oveja, pero actualmente la mayor parte del requesón se elabora a partir de leche de vaca.

Valoración nutricional

El requesón es una importante fuente de proteínas ya que contiene cuatro veces más proteínas que la leche. Asimismo sus proteínas (lactoglobulina y lactoalbúmina) son de mayor valor biológico que las presentes en otros productos lácteos.

Su contenido graso es menor que el de la mayoría de los queso, lo que le convierte en un alimento apropiado para incluir en una dieta de control de peso, así como en la alimentación de personas con estómago delicado por ser un alimento de fácil digestión.

En cuanto a los minerales, aporta fósforo, sodio y calcio.

Respecto a las vitaminas, contiene vitamina B12, vitamina B2 o riboflavina y vitamina B3 o niacina.

Aporta 98 kcal por 100 gramos de porción comestible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cómo llega a nuestra mesa

El requesón tiene un sabor suave y delicado. Se utiliza en platos fríos, calientes, dulces o salados. Se pueden preparar tostadas con requesón y mermelada o un original bocadillo de requesón y vegetales. También se puede incluir en ensaladas o utilizarlo como ingrediente un plato de pasta o de verduras. Así mismo se emplea en compotas de frutas y tartas.

Fuente: FEN

COMPARTE ESTE CONTENIDO